etiquetas

AVE DEL PARAISO ( Las heridas del alma es igual a fortalezas) (1) CONTEMPLACIÓN (Es tiempo de silencio para tomar decisiones en mi vida) (1) cuando nuestros talentos se desarrollan) (1) DESDE LA SENCILLEZ A LA GRANDEZA (Mirar con amor nuestro sistema familiar (1) DIALOGO DEL SER (Unir lo que somos) (1) DRAGONES Y KOI (Honrar a nuestra madre) (1) EL CAFETAL (Cuento sistemico organizacional) (1) EL CAMPO DE LOS OLIVOS (La importancia de conectar con nuestra esencia) (1) EL ENGRANAJE ( ¿Te atreves hacer de tu vida un engranaje?) (1) EL MAGO (Para dejarse fluir con la vida) (1) EL SENTIR DE UN SOLDADO (Para sanar aquellos lazos de circunstancias díficiles) (1) HE VENIDO ANTES QUE TU (Cuento para integrar la relación entre hermanos) (1) LA DANZA DE LAS VERTIENTES ( Comunicación en relación de pareja) (1) LA ENSEÑANZA DE NONNA (Entender y comprender la enfermedad de Alzheimer) (1) LA MUJER INDIA QUE ENCONTRÓ A SU DIOSA (Reencuentro con la mujer divina que llevamos dentro) (1) LA ORQUESTA Y CORO DEL SER (Es el legado de vida que dejamos (1) LA RAIZ DE UN ARBOL (Conectarse con la sabiduría ancestral) (1) LAS MANOS CON ARENA (Cómo vivir sin miedo) (1) MAS ALLA DE LA LUZ (1) nos ayuda a cómo conectar con nuestro Ser interno (1) todo es perfecto) (1) UN CANTO A LA VIDA (Honrando aquellos que han partido) (1) UN REGALO ESPECIAL (Hacerse consciente de los recursos internos de cada Ser) (1) UNA FUERTE CAIDA UN COMIENZO (Honrar al padre) (1) VUELO DE MARIPOSAS (Todos somos importantes) (1) YO SOY TU REFLEJO (Despertar el valor en nosotros ante nuestros dragones) (1)

martes, 25 de septiembre de 2012

UN REGALO ESPECIAL


UN REGALO ESPECIAL

Escrito por Claudia Rodríguez


Un día de Abril, desperté por la mañana y recordé que pronto seria mi cumpleaños, entonces me pregunte: ¿ Qué regalo deseo  para esa fecha?....meditando decidí obsequiarme una hermosa y bulliciosa fiesta de cumpleaños, con mis amistades más queridas, una deliciosa cena, buen vino y por supuesto música que nos permita bailar hasta el amanecer, saqué la libreta de direcciones para comenzar a llamar telefónicamente cuando algo me detuvo, otra reflexión : ¿Qué beneficio me quedará después de la fiesta?. Bueno,  contesté, compartiré con mis amistades, reiremos pero siento que algo me falta, quizás una buena compra de algo especial más; ¿Qué es lo que quisiera tener?....

Me di cuenta que nada era tan imprescindible como para comprar y ser feliz solo por algo…Mi alma estaba en búsqueda de un presente, sin embargo no escuchaba lo que realmente anhelaba.

Como una especie de reacción involuntaria los pasos se dirigieron hacia  el jardín, estaba necesitando sentir el  cuerpo, el aire. Observando el entorno natural, la visión de esta materia curiosa,  se fijó en un rosal.
Este se encontraba lleno de hojas, rosas que mediocremente abrieron en colores  casi insípidos.

Fue cuando inmortalicé la memoria aludiendo entonces al trabajo que alguna vez había realizado en un invernadero, de esta especie de flor. Donde se cuidaban en forma especial con el fin de ser exportadas, ya sea alegrando alguna amistad, algún amor o simplemente para bendecir en regocijo un hogar.

Como vi, el rosal a tan mal traer, cogí unas tijeras iniciando de esa manera la poda. Mientras tanto,  remembraba el proceso que debía ejecutar para dejar mi rosal vigoroso.

Uno de esos pensamientos eran en primera instancia sobre la parte científica de la evolución de una planta, en donde el tallo es quien absorbe todos los minerales de la tierra llevándola a sus ramificaciones y dentro de estas, se encuentran las hojas,
Lo cual mi rosal tenía en demasía conllevando a que la flor en sí no tuviese la suficiente pigmentación para adquirir un intenso matiz y una textura resistente en sus pétalos.

Las espinas eran otro impedimento, con mis tijeras las corté. ¡Total ya  era innecesario que tuviese! Era inútil protegerse de quien se debía confiar.

Sólo dejé aquellas hojas que permitían entregar una sutil belleza a tan elegante miembro de la naturaleza.

Me alegraba de solo pensar que estaba liberando a mi planta de cosas que eran inservibles para su crecimiento, ahora la estaba llevando a crecer en fortaleza y plenitud.

Dejé la vara en armonía, alejándola de todo tipo de enramada, inservible. Le regué y le ubiqué donde pudiese llegar el sol para entregarle la energía necesaria para su desarrollo.

Cuando finalicé, la miré y exclamé desde el alma ¡Bingo! ¡Ese es el regalo que deseo hacerme!

Comprendí que yo era un rosal y que lo mismo que había hecho con mi flor debía hacerlo con mi vida para regenerar mi ser y crecer en brío.

Realmente me había dado el mejor regalo de mi vida, y no solo para mi cumpleaños sino que para la eternidad.

Si deseas ser tú una de esas personas que desean nutrirse de lo que realmente  haga evolucionar tu alma saciándola de castos e intensos colores, propagándote para crear un inmenso jardín en tu interior pues deja aquellos recuerdos que de nada sirven en tu hoy, aprende de ellos para fortalecerte y seguir su crecimiento.